miércoles, 31 de diciembre de 2008

-
-
Marius van Heiningen
-
INTRODUCCIÓN.
Cuando andamos por la montaña y vemos como los arroyos han excavado sus valles entre las montañas, no es tan difícil imaginarnos este proceso. Algo más difícil es lo contrario, es decir visualizar el volumen de roca que ha desaparecido en los últimos miles o millones de años y intentar reconstruir el paisaje antiguo. En este artículo se trata de una reconstrucción aproximada de la paleotopografía alrededor de la Velilla de Valdoré, tal como era hace unos 2,5 millones de años. Que se ha elegido este pueblo no es una casualidad, hace ya más de tres año que el club de espeleología GETOTE trabaja en las cuevas de la zona y el fin de este estudio es aportar una base para un siguiente estudio geológico. La edad elegida tampoco es una casualidad por ser el momento de un cambio radical en el régimen geológico. En el Plioceno, y durante varios millones de años, la erosión ha sido muy lenta, como testifica la falta de sedimentos de este edad en la Cuenca del Duero. Las cumbres consistían de rocas resistentes a la erosión y además tenían unos 250 metros menos de desnivel respecto a los valles. Los valles que estaban situados en rocas de fácil erosión, eran amplios y de poco gradiente hidráulico. Hace unos 2,5 millones de años un levantamiento abrupto de la Cordillera Cantábrica provocó una fuerte erosión, causando una profunda excavación de los ríos y arroyos. Hoy en día las laderas de muchos valles tienen una inclinación más bien apropiado de un relieve alpino. Los fondos planos de los ríos grandes pudieron indicar lo contrario, pero estos tienen su origen en el último glaciar. La figura 1 muestra la topografía actual.

La figura 2 muestra la topografía reconstruida. La topografía es bajada de SigPac.


RECONSTRUCCIÓN TOPOGRÁFICA APROXIMADA.
Con estos datos se puede hacer una reconstrucción aproximada de la topografía de hace unos 2,5 millones de años. La figura 2 muestra el resultado de esta reconstrucción. Se puede observar que los tres arroyos principales (el arroyo de Prida, el arroyo de Bosvil y el arroyo del Villar) ya estaban presentes y su localización era parecida a la actual. Esto no es de extrañar porque la situación global de los ríos y arroyos grandes está determinada por las montañas altas.Para intentar averiguar que influencia tuvieron estos arroyos en la formación de las cuevas Arvajales y la Riera, es fundamental tener una idea de cómo era la geología hace 2,5 millones de años. Usando los datos geológicos (limites de formaciones, direcciones de estratificación y inclinación, etc.) se puede construir un mapa de la paleogeología aproximada (la geología de hace 2,5 Ma), partiendo de la topografía reconstruida como base. Además es probable que con el conocimiento de la distribución de las rocas de entonces, se llega a una mejora de la topografía reconstruida. Sin embargo, la construcción de un mapa de la paleogeología es otra historia.
-
-

No hay comentarios:

Para facilitar las descargas, he subido una copia de cada artículo a Scribd en formato pdf. Este formato en pdf se puede abrir pinchando en el título de cada artículo.